Publicidad

Cómo la inflación influye en nuestro día a día

Cada persona es como es, y sobre todo en temas de dinero. Los hay ahorradores, que destinan parte de su sueldo a la inversión, o a la jubilación, y están los del otro lado. Esos que parece que no pueden tener dinero entre las manos, porque lo gastan. Desde Daily Finance llaman a este “fenómeno” , la vida de inflación. Veamos por qué.

Por ejemplo, si recibimos una paga extra, podíamos destinarla a la jubilación, a comprar una casa más grande, o incluso meterla en el fondo de la universidad de nuestros hijos. Pero no son pocos los que deciden renovar el armario por completo o irse a unas vacaciones de lujo. El objetivo es gastarlo cuanto antes, como si dentro de una hora fuera a subir el precio de todo, igual que pasó en los años de hiperinflación alemana. 

finanzas

El consumismo es uno de los peores (o el peor) enemigo del ahorro. Se ha convertido en una forma de vida para muchos, y para los que no tienen límite, se puede convertir en una pesadilla al cabo de los años, sobre todo cuando tenemos un imprevisto o situaciones económicas peores. ¿Cómo saber si estamos en esta situación?

  1. Cada vez trabajas más horas, necesitas mantener tu nivel de vida. Vives para el trabajo y tu gran satisfacción es ver el sueldo al final de mes. Consumes cosas caras, y no tienes tanto dinero ahorrado como deberías.
  2. No tienes un presupuesto marcado para cada mes. Gastas lo que te apetezca y lo que necesites, sin tener en cuenta que a la semana siguiente habrá rebajas, o que llegan muchos cumpleaños familiares.
  3. El ahorro no está entre tus prioridades, y tienes pocos fondos destinados a la inversión y a los ingresos pasivos. 
  4. Tu sensación diaria es querer trabajar todo el tiempo, incluso horas extra para ganar más y más dinero y poder gastarlo, cuando en realidad con el que tienes te sobra para vivir cómodamente.
  5. Nunca eres realmente feliz, y siempre piensas en otra cosa que podrías comprar o adquirir para serlo realmente. Pero nunca llega ese momento.
  6. Vives con todas las comodidades, incluso con más de las que necesitas, pero te sigues sintiendo pobre y te falta algo. Piensas siempre en mejorar y llegar a un nivel superior.

La relación entre tu e-mail y el riesgo financiero

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *