Publicidad

Cómo llegar a tu «objetivo financiero»

A lo largo de nuestra vida, vamos a tener numerosas situaciones en las que tengamos una meta o un objetivo. Ir al gimnasio todos los días, la dieta que siempre vamos a empezar, o el hábito de comer sano y saludable. Pero lo cierto es, que la mayoría de ellas nunca llegarán a cumplirse. A lo largo del camino hasta llegar al objetivo, pasamos por varias fases, y es muy difícil poder superar todas ellas.

Esta dinámica, también se puede aplicar a los negocios y a las inversiones, ya que podemos marcarnos un objetivo y por arriesgarnos demasiado no llegar a él, o al revés. Por eso es importante tener las cosas claras, y lo primero elaborar un plan a realizar de forma diaria. Esos días en los que no hacemos nada por » llegar al objetivo» son los que causantes del fracaso. 

ahorro

Definir el objetivo con claridad, así como nuestra situación

Si lo que queremos es ganar dinero, primero tendremos que empezar por resolver nuestras deudas. Para ganar, no hay que deber, eso lo sabemos todos. Es importante crear un planning, con el objetivo y los pasos que debemos dar antes de empezar a llegar al objetivo.

Todo objetivo requiere de una planificación y una «adecuación» del terreno, sin esto tendremos todas las de perder de nuestro lado. Si nos fijamos en muchas cosas a la vez, es posible que no tengamos en cuenta la que es realmente importante. No por invertir en más cosas ganaremos más dinero. La opinión del experto es importante.

Centrarse en lo actual

Para llegar a una meta, es importante hacerlo poco a poco. Si no hemos llegado antes en un día, no lo haremos ahora. Por eso es importante hacer cosas cada día, por muy pequeñas que sean, para alcanzar ese objetivo, o al menos intentarlo. Aunque pensemos que no hay nada que hacer, siempre hay algo. Preguntar a algún conocido sobre su experiencia, por si podemos aprender de ella, revisar el planning, comparar los logros y la evolución, etc.

No hay que pensar en que lo haré mañana, o que lo hice ayer, hay que pensar en el hoy. Los mercados son muy variables, y aunque la inversión sea a largo plazo, podemos perderlo todo. Nunca está de más ser precavidos en este sentido. Tampoco debemos fiarnos de lo bien o mal que fueron las cosas antes.

Llegar a metas «pequeñitas»

Sin duda, una de las formas más fáciles de llegar a un objetivo es hacerlo progresivamente. Un objetivo se puede dividir en pequeños objetivos o fases, que conforme vayamos cumpliendo nos harán el camino más fácil para llegar al que es realmente nuestro objetivo.

Evitar distracciones e influencias por parte de otros, así como de nosotros mismos, ser persistente y sobre todo tener fuerza de voluntad, nos ayudará a conseguir esa meta a la que nunca pensamos llegar. A pesar de ser consejos «de los habituales», son los que más faltan entre los inversores. Una buena base, es necesaria para conseguir nuestro objetivo.

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *