Publicidad

Cómo llevar el control de nuestros gastos de forma sencilla

Hacemos gastos todos los días. Ya sea cuando vamos a comprar el pan (un gasto pequeño) , como cuando vamos a comprar un nuevo coche. Todos estos gastos suponen una acumulación de dinero, que puede llegar a ser excesivo en comparación con nuestros ingresos. Son los hábitos de gasto.

Para reducirlos hay que tener más control, sobre todo en los costes generales, pudiendo destinar esto al ahorro y a otros objetivos. A continuación te damos algunas pasos para llegar a conseguir un mayor control sobre las finanzas personales.

finanzas

1. Hacer uso de aplicaciones de comparación para hacer compras más inteligentes

Aplicaciones que permitan comparar de forma fácil y sencilla los precios de un mismo producto en diferentes tiendas. También es aconsejable buscar los productos que vamos a comprar de forma online, ya que muchas veces están más baratos. La compra en línea permite ahorrar mucho en productos que vamos a comprar antes o después.

 

Es muy común hacerlo en la organización de viajes, como la búsqueda de vuelos o de hoteles. También debemos intentar descargarnos aplicaciones que ofrezcan descuentos, como por ejemplo la de Burger King, que nos permite reducir en más de 2 euros nuestros pedidos.

2. Utiliza las herramientas en línea para administrar el dinero

Hay nuevas formas que te permiten rastrear tu dinero, y organizar los gastos y los ingresos. Las facturas, están al tanto de los pagos, de las tarjetas, del saldo que tenemos o lo que nos hemos gastado en alimentos, ocio, o restauración. También ofrecen sugerencias sobre cómo podemos mejorar.

 

3. Inscripción a las alertas

 

A pesar de que muchos rechazamos la opción de las tiendas de hacernos socios, o de recibir noticias por e-mail, en muchas ocasiones estas suponen un ahorro muy importante, y con ofertas que no se encuentran ni online ni en tienda. Por ejemplo ventas privadas, o la posibilidad de acceder a descuentos antes de tiempo.

4. Cuidado con las redes sociales

A menudo nos dejamos llevar por los “consejos” de redes sociales, y decimos cenar o comer fuera por el suculento plato de la fotografía. Cuidado, pues generalmente no son lo que parecen. Aún así, es el gancho perfecto para los consumidores, y un gasto innecesario que podemos canalizar hacia el ahorro. Por supuesto, no todo es malo ya que lanzan ofertas y descuentos a sus seguidores más fieles.

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *