Publicidad

¿Cuándo es aconsejable declararse en «bancarrota»?

Cuando oímos la palabra «bancarrota» solemos relacionarlo con mala situación financiera, no tener ingresos o no poder hacer frente a los pagos, entre otros. Pero, lo cierto es, que en muchas ocasiones declararse en bancarrota, es la mejor opción, incluso mejor que seguir con nuestra actividad y nuestra situación financiera actual.

Muchas veces, la bancarrota evita seguir acumulando deuda, y dar la posibilidad de pagar esta en algunos meses. Aunque no es tan fácil como suena, si debemos saber, cuáles son esas situaciones en las que esta opción es sin duda la que más nos va a beneficiar.

quiebra

1. Tus pasivos son mayores que sus activos

La bancarrota es, a menudo, la mejor opción cuando los consumidores deben tanto que sus pasivos son mucho más altos que el valor de sus activos. En tales casos, puede ser casi imposible para los consumidores ponerse al día con sus deudas. Si el ingreso es mucho menor que los gastos, incluso si esto ayuda a reducir los gastos, la bancarrota podría ser la única opción»

2. Las negociaciones no han funcionado

Antes de la declaración de quiebra, siempre debe tratar de negociar con sus acreedores. Muchos podrían estar dispuestos a reducir la cantidad de dinero que se les debe si puedes demostrar que estás intentando arreglar la situación. Para probar esto, hay que llevar todos los documentos disponibles, cheques, estado bancario de la cuenta, últimos movimientos, y demostrar que realmente tus ingresos han caído mucho últimamente y que tus ahorros se están agotando.

Pero si tus acreedores no van a negociar, la única opción será declararse en bancarrota. Una vez hecho esto, se procederá a negociar. Son muchas las empresas que han conseguido remontar gracias a la reestructuración de la deuda, y a la eliminación de una parte de ella.

3. La pérdida de un trabajo que hace imposible pagar mis cuentas

A menudo, la gente cae en problemas financieros a causa de un evento puntual, como la pérdida del empleo o una emergencia. Las cuentas negativas y la deuda pueden acumularse rápidamente por la incapacidad de generar un ingreso mensual.

Si un contratiempo financiero ha eliminado la totalidad o la mayor parte de tus ingresos mensuales, y no hay ninguna manera de ponerse al día, la declaración de bancarrota podría proporcionar el alivio que uno necesita para recuperarse de los problemas financieros.

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *