Publicidad

3 gastos que podemos reducir y destinar a la inversión

Ahorrar dinero no es fácil, sobre todo si tenemos unas cuantas facturas que pagar a fin de mes. La bajada o estabilidad de salario, y la subida de precio de algunos productos, ha hecho que nuestro poder adquisitivo se reduzca de forma importante. Pero a veces, no es cuestión de ahorrar o no, es cuestión de no desperdiciar. Prácticamente todos los días desperdiciamos algo de dinero , un dinero que podríamos ahorrar.

el ahorro y los gastos

La inversión de este dinero, es uno de los fines más rentables, pero primero hay que ahorrarlo. Un buen inversor, no solo es capaz de destinar dinero a buenas inversiones, de diversificar y de adaptarse a sus circunstancias. También tiene que ser capaz de obtener un ahorro, y de reducir los costes. Gracias a la práctica en las acciones del día a día, tendrá más facilidad al hacerlo con sus finanzas.

Desde The Motley Fool, nos dan 3 de los gastos absurdos que hacen los estadounidenses casi todos los días, y que se pueden aplicar perfectamente al gasto de los españoles. Todos ellos se pueden eliminar o reducir, con lo que tendríamos el primer paso hacia el ahorro. A pesar de ser un estudio basado en datos de las familias estadounidenses, está comprobado que los gastos más habituales son los mismos en la mayoría de las familias de economías desarrolladas.

1. Comida desperdiciada

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., la familia estadounidense gastó cerca de 4.000 dólares en alimentos básicos el pasado 2014. Sin embargo, el Consejo Nacional de Defensa de los Recursos informa que los estadounidenses por lo general tiran el 25% de los alimentos que compran cada año. Para un estadounidense eso supone una media de 1.000 dólares año año, una cifra fácilmente aplicable a los españoles, aunque en nuestro caso se supera.

ahorrar para invertir

Este gasto innecesario se puede destinar para pagar un crédito, para pagar deudas, la hipoteca, para la jubilación o como decíamos antes, para invertir. Imaginemos que ahorrásemos 1.000 euros al año, y los destinásemos a la inversión. Al cabo de unos años, tendríamos un buen colchón a prueba de imprevistos. Si por ejemplo esos 1.000 euros anuales, nos diesen una rentabilidad del 6%, pasados 20 años, tendríamos unos 40.000 euros. Sin duda una cantidad por la que muchos cambiarían su forma de vida desde mañana mismo.

2. Actualización de aplicaciones informáticas

Nuestra obsesión generalizada con la tecnología nos puede estar costando más de lo que pensamos. De acuerdo con una reciente encuesta de Gallup, el 44% de los estadounidenses optan por actualizar sus teléfonos inteligentes cada dos años, y en el caso de los españoles y basándonos en un estudio de Kantar Worldpanel, los españoles esperamos unos 20 meses, concretamente 3,4 meses más que en 2014. Cuando vemos que sale un nuevo teléfono todos estamos dispuestos a cambiar nuestro teléfono por uno más nuevo, y esperamos esos meses para que el precio baje o que acabemos de pagar el que ya tenemos.

Lo cierto es que ya hace unos cuantos años que observamos que todos los aparatos electrónicos cada vez tienen menos vida útil y que se quedan obsoletos al año o dos años de hacerse comprado, desde los ordenadores, portátiles, televisores, hasta los smartphones.

ahorrar para invertir

Según un estudio realizado por el Instituto Americano de Contadores Públicos, los estadounidenses gastan alrededor del 17% de su hipoteca mensual o del pago de alquiler en la tecnología. Esto significa que la media de gasto de los americanos con una hipoteca de 1500 dólares, gasta más de 250 dólares al mes, cuando ese dinero se podría llevar al banco obteniendo una rentabilidad. Si reducimos a la mitad este gasto, podíamos ahorrar 1.500 dólares al año.

3. Los cajeros automáticos

En lo que se refiere al gasto en comisiones, hay diferencias importantes. Pero en una cosa están de acuerdo estadounidenses y españoles, y es en que no quieren pagar comisiones por utilizar su dinero. Un estudio realizado por la Universidad de Tufts confirma que los hogares estadounidenses pierden unos 43 mil millones de dólares al año por los servicios de cobro de cheques y transacciones en cajeros automáticos. Para una familia promedio, el precio para acceder a su dinero es de 1,739 dólares al año. Para una familia española, el gasto está en 544 euros años en comisiones a bancos.

Según el estudio de Bankrate, cuesta una media de 4.52 dólares retirar dinero de un cajero automático que no está afiliado con su propio banco, más o menos como en España donde nos dejamos 67 euros al año al sacar dinero de otro banco (4 euros por operación).

ahorro e inversión

Hay veces que la comodidad nos impulsa a realizar estos gastos. Por ejemplo, sacar dinero de un cajero cercano aunque no sea de nuestra entidad; no hacer una lista de la compra, lo que nos incita a comprar “de todo” sin necesitarlo, y que posteriormente se tire por no ser consumido, o tener las últimas novedades en nuestros smartphones, a pesar de realizar lo mismo con el anterior. Hay que tener cuidado con estos hábitos, que aunque son habituales de nuestra sociedad, dejan que los españoles se dejen mucho dinero por el camino, pero lo que es más importante dejan de recibir más por ello en el futuro.

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *