Publicidad

Futuros: introducción a estos contratos

Comencemos por el principio de la cuestión: ¿Que es un contrato a futuro? Parece evidente que se trata de algo que tiene que ver con el tiempo. Pero es un poco más complejo.

Un contrato de futuro es una transacción económica a plazo negociada en el entorno de un mercado organizado. Se trata por lo tanto de un acuerdo que obliga a las partes contratantes, al término del contrato, a:

  • Comprar o vender un determinado activo (activo subyacente)
  • En una fecha futura (fecha de vencimiento)
  • A un precio fijado de antemano (precio del futuro)

Ya adelantamos que existen dos partes en este contrato: el comprador y el vendedor. El comprador de un contrato de futuro contrae la obligación de comprar el activo subyacente al precio del futuro en la fecha de vencimiento. Esto, en la jerga, significa adoptar una posición larga.

El vendedor
, por su parte, contrae la obligación de vender el activo subyacente al precio del futuro en la fecha de vencimiento. Es decir, adopta una posición corta.

La existencia de contratos de futuros sobre distintos activos subyacentes permite tomar posiciones en diferentes mercados a través de un conjunto de operaciones, que se pueden clasificar en:

  • Especulación: consiste en anticiparse al mercado mediante la toma de la posición correspondiente en futuros (compra si estima que el valor subirá, venta si estima que bajará)
  • Cobertura: se trata de una técnica para reducir el riesgo de mercado de una determinada posición. Es decir, la posible pérdida generada por un movimiento desfavorable en el precio de un activo. Básicamente consiste en tomar en el mercado a plazo una posición opuesta a la existente o prevista en el mercado de contado.
Publicidad

10 responses to “Futuros: introducción a estos contratos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *