Publicidad

Operaciones Bursátiles restringidas a Corto Plazo

Como ya es de publico conocimiento, en estos últimos días a habido muchos problemas en los mercados financieros debido a la quiebra de empresas norteamericanas, por este motivo el ente regulador bursátil norteamericano, la SEC (Securities and Exchange Comisión) junto con la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) decidieron restringir y limitar temporalmente las operaciones de ventas a corto plazo para evitar caídas en la renta variable, proteger la integridad y calidad del mercado de acciones, y para reforzar la confianza del inversor.

Esta orden afecta a casi 800 empresas y tiene vigencia hasta el 2 de octubre, pero puede ser prorrogable por 30 días si el mercado no logra estabilizarse. (queda alguna duda de eso?)

Esta práctica consiste básicamente en vender las acciones de empresas antes de la caída de sus precios, y así apostar a que el precio de una acción va a bajar, para que de esta forma los emisores tengan más flexibilidad para comprar sus propios títulos y ayudar a restablecer la liquidez mientras dure este período de inestabilidad de los mercados.

Otra decisión de la CNMV es exigir a los bancos y brokers comunicar sus posiciones cortas que excedan el 0,25% del capital. Se consideran ventas en corto descubiertas aquéllas en las que el vendedor no dispone previamente de los valores que vende, entonces una posición corta seria el resultado neto de todas las posiciones en distintos instrumentos financieros que supongan un efecto positivo para el titular ante descensos en el precio de las acciones. Las entidades españolas afectadas por esta medida son Santander, BBVA, Bankinter, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Banco Guipuzcoano y Banco Pastor. Aunque este tipo de operaciones se producen en el mercado español no tienen la relevancia que en mercados como el norteamericano o el británico, y están reguladas por la CNMV, que es el organismo que se encarga de vigilar este tipo de operaciones.

En España los inversores tienen la posibilidad de invertir en varios productos financieros cuando la renta variable cae en el corto plazo, donde se invierte en derivados y así poder obtener una alta rentabilidad en cualquier situación del mercado. Uno de los productos más característicos son ventas a crédito donde las entidades financieras realizan préstamos de los valores que el cliente quiera para venderlos al precio del día, luego el banco concede al usuario hasta tres meses para devolver esos valores al precio que tengan entonces y que, según sus previsiones, será inferior al actual. Así, el inversor obtendrá la diferencia.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *