Publicidad

¿Te cuesta pagar tus deudas? Te damos algunos consejos

No es nada raro, que en un momento dado no tengamos dinero para pagar nuestras deudas. La vida está llena de situaciones muy diferente, también en la finanzas, que nos ponen con subidas y bajadas continuas. Esto no debe desanimarnos, lo importante es tomar medidas para volver a una situación adecuada.

Lo primero es concienciarse de la necesidad de hacer esos cambios. Si estas en una situación difícil, esto es lo que puedes hacer para manejar mejor la situación, y para poder pagar las deudas, recibos y demás mensualidades en tiempo.

revisión

 

1. No dejar pasar la situación

¿Sabes por qué no puedes pagar tus cuentas? ¿Ha sido por una emergencia, o un error tuyo? No hay que esconderse de los hechos, todo lo contrario No tener en cuenta este desorden financiero puede llevar a cargos futuros mucho peores, mayores tasas de interés, tasas de interés adicionales, e incluso dañar tu informe de crédito. Evitar el pago de sus facturas sólo empeorará las cosas, por lo que hay que rectificar en es momento.

2. Crea una lista de ahorro y deudas

Ahora que ya estás listo para enfrentarte los hechos, comienza haciendo una lista de todas tus cuentas y deudas actuales. Ayúdate de la cuenta bancaria, revisa todas las transacciones, depósitos y otros gastos. Luego pregúntate por qué estás en este aprieto financiero. Generalmente hay dos causas de una emergencia financiera: no haber ahorrado lo suficiente, o haber dejado pasar la situación cuando era menos alarmante.
Si un gasto excesivo es la causa, hay que buscar la manera de reducir gastos para llegar de nuevo a lo de antes. Busca la manera de recortar gastos.

 

3. Dar prioridad a tu estado financiero

Si has completado los pasos uno y dos y todavía no tienes suficiente dinero para pagar tus cuentas, es el momento de priorizar cuáles se paga primero. Obviamente se necesita pagar en primer lugar facturas de servicios públicos, como el agua, el has y electricidad, así como el pago al propietario de la casa (si tenemos alquiler) o la hipoteca y poner comida en la mesa. Hay que señalar las deudas garantizadas como una hipoteca o un coche. Lo demás será secundario.

4. Averiguar sus opciones

Llame a los departamentos de servicio al cliente, a sus instituciones financieras y averigua tus opciones. Muchos bancos te darán una extensión en tus pagos.

La mayoría de los acreedores prefieren ayudar a pagar la factura que perder como cliente, así que no tengas miedo de llamar y y explicar las medidas que está tomando para conseguir poner todo en orden. Una vez que ha llegado a un acuerdo de pago con la institución, asegúrate de obtener los detalles por escrito y mantenerlos en un lugar seguro para futuras consultas.

5. Crear un plan a largo plazo

Cuando vuelvas a tener todo en orden, es momento de establecer un plan, para que no te pase lo mismo. Darte un impulso financiero, una estrategia a largo plazo, que nos permita ahorra e incluso crear un fondo de emergencia, a parte del de la jubilación.

 

 

Quizás te interesa:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *